Antes de responder a esta pregunta, debemos saber que igual de perjudicial es la ausencia de luz como un exceso. Y es que saber cuál es la cantidad de luz recomendada en cada habitación del hogar o en la oficina es imprescindible para nuestro día a día. Al ser estancias en las que pasamos tantas horas, decidir una buena iluminación será clave para encontrarnos a gusto y cómodos en nuestra actividad habitual.

Ocurre a menudo que la iluminación de la casa atiende únicamente a factores estéticos y muchas veces no tenemos en cuenta la cantidad de luz que necesitamos para desempeñar las actividades de nuestro día a día en casa, en la calle o en el trabajo. Pero, ¿es realmente tan importante? ¿Cómo nos afecta emocionalmente? ¿Influye a la hora de desempeñar estas actividades?

¿Tenemos un problema de sobreiluminación?

Hace unos años la revista Science Advance junto con Alejandro Sánchez de Miguel, experto del instituto de astrofísica de Andalucía, publicó un estudio en el que demostraron que, a escala mundial, el incremento de contaminación lumínica había aumentado 2.2% anualmente del 2012 al 2016, basándose en los datos recogidos por el Satélite VIIRS (Radiómetro de Imágenes por Infrarrojos Visibles).

Y es que países y en consecuencia ciudades, zonas industriales, zonas residenciales, vías públicas… cada vez están más sobreiluminadas. Sánchez de Miguel aseguraba que puedes ir desde Mallorca a Barcelona en barco por la noche siguiendo el destello continúo producido por la contaminación lumínica de la ciudad condal. Increíble.

¿Cómo podemos elegir la cantidad de luz adecuada?

La evolución de la tecnología LED ha significado un avance positivo en términos de eficiencia y consumo, pero seguimos tendiendo a sobre iluminar. Estrés, fatiga, depresión son algunos de los efectos que se producen por una continua sobre exposición lumínica, por lo que, saber iluminar espacios nos garantiza una mejor productividad, rendimiento, sensación de calidez, sensación de calma, relajación y felicidad.

¿Cómo podemos saber y controlar que cantidad de luz debemos tener en nuestro entorno? Bueno, a nivel de ciudades son otras las competencias que deciden qué cantidad de luz es necesaria para los diferentes lugares públicos, pero en el ámbito doméstico o laboral, sí que podemos controlar que cantidad de luz es óptima y recomendable.

  • Algunos consejos para elegir la cantidad de luz adecuada.
  • Aprovechar la luz natural desde sus niveles más bajos.
  • Simular diferentes intensidades de luz durante las 24h del día desde el ocaso hasta el anochecer.
  • Combinar luces directas con luces indirectas o difusas.
  • Evitar los resplandores y deslumbramientos.
  • Elegir correctamente los tonos de color. Potenciar los tonos ámbar durante la noche para no afectar a nuestro reloj biológico.

¿Qué cantidades de lux están recomendadas en el hogar?

Salón o áreas de descanso 100 lux
Comedor 200 lux
Cocina 250 lux
Baño o Aseo 200lux – 300lux al rostro (luz frontal en espejos)
Dormitorio 100lux – 250lux (para leer con flexo de mesita).

Relacionado: ¿Qué es un Lux y en qué se diferencia de un Lumen? →

En el ámbito laboral podemos basarnos en la normativa europea 03-UNE-12464.1 (puedes descargar el archivo aquí). En ella, encontraremos pistas para saber qué cantidad de lux necesitamos en diferentes sectores laborales recomendados y óptimos para los diferentes trabajos.

Con la ayuda de un fotómetro podemos saber qué cantidad de lux obtenemos en nuestro entorno de trabajo u hogar. Si carecemos de uno podemos descargarnos la app “light meter” que nos hará la misma función.

Todo esto se traduce en conservar el medio nocturno para preservar la biodiversidad, conseguir mejor calidad de vida, ahorrar en consumo, ver mejor y mejorar la calidad de vida. Suena bien, ¿no?

Consulta aquí todos nuestros productos de iluminación led para el hogar →

Deja una respuesta