Las siglas IP corresponden en ingles a “INGRESS PROTECTION”, en español “GRADO DE PROTECCIÓN”. Este se regula con el estándar internacional IEC 60529.

Cuando vamos a realizar cualquier instalación y/o modificación de la luminaria en nuestro hogar tenemos que tener en cuenta las condiciones a las que va estar expuesta las mismas (humedad, polución, etc.).

¿Qué grados hay?

Siempre está compuesto por dos dígitos, el primero nos indica la entrada de los agentes sólidos y el segundo la resistencia al agua/líquidos.

Ahora que tenemos claro a que corresponde cada cifra podemos interpretar mejor el código de IP y saber cuál es el más indicado en cada lugar de nuestra vivienda.

Nivel Agentes solidos (Primer dígito) Agente liquido (Segundo digito)
0 Sin protección Sin protección
1 Protección contra elementos de hasta 50mm Protección ante el goteo superficial
2 Protección contra elementos hasta 12,5mm Protección ante el goteo superficial (15o)
3 Protección contra elementos hasta 2,5mm Protección ante la pulverización
4 Protección contra elementos hasta 1mm Protección ante salpicaduras
5 Protección contra los elementos Protección ante chorro
6 Totalmente protegido Protección ante chorro continuo
7 Protección ante inmersión temporal
8 Protección ante inmersión prolongada.

Los Grados más comunes:

IP20: Pensada para instalaciones en el interior. Una bombilla por ejemplo no necesita una protección alta y si la utilizamos en el exterior la luminaria donde la coloquemos dicha bombilla proporcionará la protección, es decir, que el portalámparas deberá de tener la protección necesaria para el lugar donde la instalemos.

IP44: Pensada para instalaciones en zonas muy húmedas. Garantiza una buena protección frente a sólidos y líquidos. Por ejemplo, en los baños y zonas de spa.

IP65/66: Pensada para exteriores ya que asegura una protección frente al polvo y la lluvia. Ejemplo un proyector LED que es totalmente estanco.

IP67/68: Cuentan con la máxima protección. Pensadas para zonas de piscina o similares donde estén en contacto con el agua continuamente. En el caso de IP67 hay que tener en cuenta que son inmersiones temporales no pueden pasar mucho tiempo sumergidos como ya hemos explicado anteriormente.

Cabe destacar que cada fabricante tiene la obligación de especificar en todos los artículos eléctricos y electrónicos cuál es su IP y sus características principales.

 

Con toda esta información ya sabéis que tipo de IP necesitáis en cada estancia de vuestro hogar y estar seguros de que no se van a estropear por el polvo y/o agua.

Deja una respuesta